Unas fiestas felices y seguras

Las fiestas constituyen un momento para disfrutar en familia y con amigos. Pero, en ocasiones, puede ser también una época muy estresante. Es cuando comenzamos a enloquecer buscando los regalos, los adornos, la comida para las celebraciones, etcétera.

Además, las fiestas se suelen convertir en un momento proclive para las actividades delictivas. Esto se debe a que muchas casas se vacían, las personas caminan con dinero encima para hacer las compras necesarias, andan también con bolsas y suelen estar menos atentas a lo que sucede a su alrededor.

No queremos que nada suceda. Por eso, para que puedas tener unas fiestas tranquilas y felices, te vamos a dar a continuación algunos consejos de seguridad.

Cuidados durante las compras

Las compras de Navidad son inevitables, a la vez que acaban siendo un escenario de riesgo. Pero hay una serie de precauciones que se pueden tener para evitar problemas:

Evitar el dinero en efectivo

Hay ocasiones en las que esto es imposible. Sin embargo, si está dentro de tus posibilidades evitar caminar con dinero en efectivo encima, es mejor. Lo ideal es resolver las compras con tarjeta, sea de débito o de crédito.

De esa manera, reducimos las posibilidades de robo por bulto de efectivo o, incluso, de pérdida. En caso de robo, el trámite de bloqueo de la tarjeta es mucho más sencillo que la recuperación del dinero en efectivo.

Por otro lado, si evitamos cargar con plata, estamos también esquivando el acceso a los cajeros automáticos. A veces, las personas que cometen actos delictivos aprovechan la salida de una persona del cajero para robarle, ya que saben que es cuando tendrán efectivo a disposición.

Atención en el cajero

Si no hay posibilidades de realizar con tarjeta las compras, es importante tener ciertos cuidados en el banco al retirar dinero. Uno de estos cuidados es el de retirar sumas que no sean muy altas. Si bien es cierto que esto puede ocasionar que debamos asistir al establecimiento bancario en diversas ocasiones, es preferible eso antes que andar con grandes sumas encima si vamos a estar recorriendo calles y comercios.

Otra recomendación tiene que ver con no hacer en soledad los trámites. Si es necesario acudir al banco, lo preferible es que se haga con compañía. Especialmente si se asiste al establecimiento en horarios con poca circulación, lo mejor es que haya alguien esperando afuera.

De todas maneras, nunca es la mejor opción ir al cajero durante la noche, pese a que ello pueda reducir los tiempos de espera. A lo largo de los horarios bancarios, se puede contar con seguridad propia del banco a disposición, a la vez que se puede acudir a una persona idónea en caso de tener problemas con la tarjeta, sin correr el riesgo de tener que preguntarle a alguien que pueda aprovecharse de la situación del vulnerabilidad.

Comprar con anticipación

Los amontonamientos de personas haciendo compras constituyen una excelente oportunidad para los ladrones para cometer actos delictivos. Es uno de los escenarios perfectos para los cortes de cartera o los arrebatos, ya que las personas pueden no darse cuenta, debido al contacto constante con otros sujetos.

Para evitar que esto pueda llegar a suceder, lo mejor es hacer las compras de manera anticipada. Todos sabemos que los últimos días antes de Navidad o el 24 de diciembre mismo, las calles tienden a llenarse y se torna todo una locura. Por eso, mientras con más anticipación llevemos adelante esta tarea, con mayor facilidad y menos riesgo la lograremos efectuar.

Cuidado con los niños

Si se sale a hacer las compras en compañía de los niños, se deben extremar los cuidados. En primera instancia, es imprescindible caminar con ellos de la mano. Especialmente cuando hay mucha gente enloquecida por todos lados, no se los debe soltar ni perder de vista.

Otro cuidado fundamental consiste en no dejar a los niños solos en el automóvil. No importa si estamos yendo a comprar a un sitio muy cercano a la ubicación del mismo, dejarlos ahí puede ser un gran riesgo que no hay que correr.

Proteger la casa

Las fiestas son un espacio de reunión. Por tanto, todo el mundo sabe que muchas casas se vacían durante su festejo. Esto es porque nos tendemos a juntar una gran cantidad de personas en una misma casa, vaciando las demás. Es un escenario que los ladrones suelen aprovechar para realizar entraderas.

Para tener tranquilidad, es importante tomar una serie de medidas. Una de las más importantes es proteger puertas y ventanas. Esto puede hacerse mediante puertas blindadas y ventanas de seguridad.

Otra medida importante es la incorporación de cámaras de seguridad y alarmas. Las alarmas veloces que suenan con el mínimo movimiento desalientan los intentos de ingreso a la vivienda.

Además, es importante que alguien de confianza sepa que la casa está sola. Una buena alternativa es avisar que no estaremos al vecino con el que tenemos buena relación y que sabemos que pasará las fiestas en su vivienda. De esa manera, tendremos la certeza de que alguien podrá prestar atención a cualquier movimiento o ruido extraño.

Y, finalmente, se recomienda simular presencia en la vivienda. Esto es, dejar alguna luz prendida o algo que haga ruido, especialmente durante la noche, para que no se sepa a simple vista que la casa está completamente vacía.

¡COTIZÁ TU PUERTA AHORA! Alto Ancho COTIZAR