Elegir sin errores una puerta de seguridad

La importancia de la puerta de seguridad es algo que ya casi no se pone en cuestionamiento. El aumento de las actividades delictivas lleva a las personas a realizar cambios sustanciales en sus viviendas, para poder llevar una vida diaria tranquila, en paz y libre de miedos. Básicamente, cambios para poder sentirse seguros en el hogar, haciendo de éste nuevamente el refugio que todos queremos.
No obstante, elegir una puerta de seguridad no es una tarea sencilla. A continuación, te ofrecemos la información que necesitás y las diferencias que debés conocer para tomar esta decisión de manera mucho más sencilla y veloz.

Eligiendo una puerta

Lo primero que hay que tener en cuenta es que las puertas de seguridad no son algo que se deba elegir a la ligera. En realidad, cualquier puerta se debe tomar de esta manera. Pero una vez que se decide invertir en la seguridad, el bienestar y la tranquilidad de la familia, se lo debe hacer con confianza y con el conocimiento adecuado.

Acero o madera

Durante mucho tiempo, se pensó que la mejor solución era colocar puertas de acero. La reflexión para llegar a esa conclusión tenía que ver con que el material podía ser más resistente. No obstante, hoy en día, la construcción de puertas ha avanzado tanto que el material no es el único factor condicionante.
Es cierto que el acero puede ser más resistente que la madera, de forma natural. Sin embargo, el acero es mucho más complejo de unir y entrelazar para obtener resistencia. Por el contrario, la madera es altamente idónea para la generación de una estructura interior que garantice la seguridad.

Blindada o acorazada

Las puertas blindadas son las que se fabrican con estructura y marco de madera, pero revestidas con hierro. En sentido opuesto, las acorazadas están fabricadas en hierro y revestidas en madera. Si se habla desde un punto de vista estético, las acorazadas son de las más buscadas, ya que todos adoran las puertas de madera. No obstante, si se enfoca en la seguridad y en la resistencia, esto sucumbe a diferentes lógicas y preferencias.
La elección entre un tipo y otro de puerta de seguridad depende de muchas cosas. Por un lado, depende de los riesgos a los que una familia puede llegar a estar expuesta, sea por la ubicación de la casa, por el movimiento de sus habitantes, porque el hogar suele estar deshabitado, entre otras muchas razones. Por otro, depende del presupuesto al que se pueda acceder para la compra de la puerta. Una vez que se tienen en claro estos elementos, se puede tomar a conciencia la decisión.

¡COTIZÁ TU PUERTA AHORA! Alto Ancho COTIZAR