¿Cómo proteger de robos a las personas mayores?

Según distintas estadísticas, las personas mayores constituyen una población vulnerable frente a los asaltos. Sondeos recientes demuestran que se produce un ataque o robo violento a una persona mayor cada aproximadamente 12 horas. Por eso, se considera que se trata de un grupo etario especialmente en riesgo.

La mayor parte de estos robos y agresiones tienden a darse por aprovechamiento de la situación de vulnerabilidad. Cuando una persona mayor realiza trámites por su cuenta, vive sola o no cuenta con los elementos de seguridad suficientes, es cuando se producen dichas agresiones.

Otra de las causas frecuentes de los ataques a ancianos se puede encontrar en las necesidades de estos de llamar a alguien para que los ayude. Sea que tengan que sacar dinero de un cajero o que tengan que entregar determinado tipo de papeles, hay oportunistas que aprovechan esas situaciones y las necesidades de los abuelos para mentirles, robarles o atacarlos.

Para prevenir cualquiera de estos escenarios, es necesario tomar una serie de medidas. De eso hablaremos en esta ocasión.

Querer también es cuidar

Una de las primeras recomendaciones al momento de proteger a las personas mayores, es garantizar su compañía durante los trámites que estos puedan llegar a necesitar hacer. Sabemos que los ancianos salen con frecuencia por cuestiones relacionadas a jubilación, pensión, obra social, servicios, entre otras. Es entonces cuando se recomienda que no hagan estos circuitos en soledad.

En caso de que ningún familiar pueda acompañar en esas circunstancias, hay personas que se dedican a ello. Generalmente se los denomina acompañantes y son personas más jóvenes a los que se puede contratar para que asistan a los abuelos en los momentos en que lo necesitan.

Otro momento importante en este punto es la charla. Una charla en la que los hijos o nietos puedan concientizar a sus abuelos acerca de los riesgos de confiar en cualquier persona en la calle. Si bien no se trata de asumir a las personas mayores como inexpertas, lo que sí hay que tener en claro es que hay gente esperando que un anciano no sepa usar un cajero, por ejemplo, para aprovecharse de él. Eso es algo que se le debe comunicar.

Por otra parte, si se trata de una persona que vive sola, es muy importante proteger su vivienda. Esto puede hacerse de distintas maneras. Una de ellas es seleccionando una puerta blindada, que le dé más seguridad. Otra, es protegiendo las ventanas, o con alarmas o cámaras monitoreadas.

Hay alarmas que suenan tan velozmente que asustan a las personas que puedan querer entrar en una casa. Y las hay también capaces de avisar a vecinos o a familiares y personas de confianza si algo sucede. Esto es fundamental, para que el abuelo sepa que habrá alguien que podrá acudir en su ayuda en el momento en que sea necesario.

Finalmente, es muy importante prestar atención a que las personas mayores no sean víctimas de estafas telefónicas. Son muchos los oportunistas que tienden a buscar esos números de teléfono para obtener algún beneficio pernicioso para la persona que recibe la llamada.

¡COTIZÁ TU PUERTA AHORA! Alto Ancho COTIZAR