Aumenta la preocupación por asaltos a adultos mayores

El año 2018 fue crítico en materia de inseguridad. Pero uno de los datos que mayor preocupación genera es el elevado número de asaltos y delitos cometidos contra adultos mayores. Se trata de un porcentaje en constante crecimiento, frente al cual es necesario ofrecer respuestas.

Casos que movilizan

En el mes de agosto, decenas de personas se movilizaron en el barrio Villa Castells para pedir justicia por Hugo Castillo Velazco. Jubilado, de 85 años, pero trabajando todavía como gasista, lo reconocían como un personaje histórico del barrio.

Fue en ese mes que sufrió una entradera en la casa en que vivía con su esposa. Tales fueron las heridas que recibió como consecuencia de la violencia de los delincuentes, que lo terminaron llevando a la muerte.
Otra violenta entradera tuvo lugar ese mismo mes, en Barrio Norte. Allí vivía un matrimonio de jubilados, de 81 y 88 años, que sufrieron importantes golpes durante el procedimiento. El hombre tuvo que ser ingresado en terapia intensiva.
A pocas cuadras de la casa del gasista de Villa Castels, otro jubilado fue víctima de un asalto en su vivienda. Como él no se encontraba en el lugar, aprovecharon a llevarse las pocas pertenencias que guardaba en su dormitorio.
En La Plata, una mujer jubilada fue engañada con “el cuento del tío” y víctima de un fraude. Ladrones se hicieron pasar por un sobrino de ella y le robaron en total diez mil pesos y cinco mil dólares.

Más que casos individuales, un panorama preocupante

Hoy en día, son muchas las organizaciones y entidades de la tercera edad que se manifiestan preocupadas por la reiteración de actividades delictivas contra adultos mayores. A partir de datos de la ONG Defendamos Buenos Aires, se pudo conocer que, actualmente, se produce un robo violento contra un jubilado o persona mayor cada solamente 12 horas. Además, los delitos son cada vez más cruentos y violentos.
A raíz de estos datos, las entidades de la tercera edad ponen énfasis en la necesidad de resguardar las viviendas. Ello, a través de un aumento y mejora en los sistemas de seguridad de las mismas.
Se sabe que la mayor parte de los ancianos que viven solos, lo hacen en casas que cuentan solamente con rejas. Este dato, combinado con un aumento exponencial de la delincuencia contra las personas mayores en sus propias viviendas, anuncia la necesidad inminente de mejorar dichas condiciones.

Por eso, cada vez más organizaciones buscan asesorar y acompañar a los ancianos en las mejoras de sus hogares para que puedan estar más seguros. Entre los métodos más recomendados encontramos las puertas blindadas, el refuerzo de las ventanas y las alarmas de seguridad.

¡COTIZÁ TU PUERTA AHORA! Alto Ancho COTIZAR